Dos hombres decididos a hacer saber al mundo que pueden volar

Y así… sin vida…

Gerhard Shnobble revoloteó hacia la tierra.

Pero no lloren por Schnobble…

Mejor derramen una lágrima por toda la humanidad…

Porque ni una sola persona entre toda la multitud que vio recoger su cuerpo… sabía o ni siquiera sospechaba que en su día Gerhard Shnobble había volado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s